La radio: un arma más de la Guerra Civil en Madrid.

En el ejemplar de la revista Historia y Comunicación Social de 1998 (número 3,263) que nos ha facilitado el Doctor en Historia Contemporánea Javier Cervera Gil nos habla de La radio: un arma más de la Guerra Civil en Madrid.

images“Entre los elementos imprescindibles con que debe contar un ejército moderno para sostener una guerra se encuentra la radiodifusión. La radio puede ser en campaña una poderosa arma de guerra para transmitir órdenes secretas, sorprender las del enemigo o lanzar noticias falsas que produzcan desconcierto en el adversario.

No obstante, la radio adquiere tanta o más importancia que en el campo de batalla en las retaguardias de los bandos en lucha cuando se trata de una contienda como la Guerra Civil Española en la que éstas, por el propio carácter del conflicto, presentaban un importante número de saboteadores, espías o, simplemente, desafectos. Las noticias de los avances y conquistas que, a través de las ondas, llegan a los partidarios en el territorio del enemigo, la difusión que éstos hacen de las mismas para desmoralización de los combatientes y su retaguardia o la utilización de emisores-receptores para comunicar clandestinamente con el otro bando, constituyen modos de actuación habituales entre los integrantes de la población emboscada que se halla en territorio enemigo.

Así en el marco del Madrid de la Guerra Civil un capítulo importante lo constituye la ocultación y utilización de emisoras de radio en la capital por parte de los partidarios del bando sublevado y también la escucha clandestina de emisoras prohibidas que eran las del enemigo. Frente a ello se hacía necesario un control de este medio, y eso es lo que constituye la actividad, legislativa y ejecutiva, de las autoridades de la República encaminada a la utilización en su beneficio del medio radiofónico y la localización y neutralización de las emisoras y aparatos clandestinos, así como las consecuencias que ello tenía.

Por otro lado, la utilización clandestina de este medio, tanto los que poseían un aparato receptor como aquellos que no sólo escuchaban sino que además disponían de los medios para transmitir, es decir, poseían un aparato emisor-receptor y, por tanto, se adentraban en el terreno del quintacolumnismo y el espionaje.”

Desantes de Mergelina, Javier

Lorenzo Azcárate, Ricardo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en LA RADIO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s